Cuántas veces te reconocí a lo lejos y huí con todas mis fuerzas en dirección contraria, cuántas veces me viste a los ojos y sin un atisbo de duda desvié la mirada, cuántas veces te sentí tan cerca mío sin importar cómo te humillaba.

Pero hoy te enfrento en este encuentro y decido dejar de rechazarte, porque más que nunca me nacen las ganas abrazarte y agradecerte por ser parte fundamental de mi vida y de mi ser.

Te quiero y aprecio vieja amiga Dolores, te abrazo en las penumbras en las que incontables veces te dejé y te llevo de una vez por todas a la luz.

Porque sin vos no hay poesía, no hay arte y no hay vida.

Cristian Sosa Maciel

Ideas caórdicas sobre evolución personal y procesos de innovación colectiva

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store